Compara tu inversión
¿Cuánto? 
¿Tiempo? 
Comparar
27 de febrero de 2012

Embarazo y parto: qué llevar al hospital para dar a luz

Si estás embarazada debes saber que a partir de la semana 37 podrías ponerte de parto en cualquier momento, considerándose ya parto normal, no prematuro. Por lo cual, conviene que tengas ya preparada tu bolsa o maleta con tus cosas necesarias para llevar al hospital en el momento que te pongas de parto.

Si no sabes muy bien qué tienes que llevar, te indicamos lo más importante para que no se te olvide nada.

Para el parto:

  • Tarjeta de la seguridad social o del seguro médico privado y los informes médicos del seguimiento del embarazo y cartilla de embarazada que seguramente te habrán ido rellenando cuando hayas acudido a consulta.
  • Lentillas si las usas y tus gafas, ya que puede que quieras quitarte las lentillas en algún momento durante tu estancia en el hospital.
  • Barra hidratante para labios.
  • Bata, camisón, zapatillas y calcetines:   Aunque en los los Hospitales de la seguridad social ofrecen camisones para que los utilices durante el parto y después de éste. Sin embargo, quizás te permitan utilizar tu propia ropa, si así lo prefieres. En este caso llévate algo suelto y cómodo, y que no te importe si se mancha.

Tendrás que usar camisón en vez de pijama, para que la matrona pueda revisar el cuello del útero. Un camisón con mangas cortas o sueltas es ideal para que te puedan tomar la tensión arterial fácilmente o por si llevas un goteo intravenoso.

También puedes llevarte tus propias zapatillas y bata si quieres caminar por el pasillo durante las primeras etapas del parto. Si no quieres arriesgarte a manchar la bata, puedes pedir otro camisón del hospital para cubrirte la espalda.

Puedes llevarte algo para leer para entretenerte. Mejor unas revistas sencillas y con fotos que una novela muy densa.

  • Aceites o lociones para que te den masajes en la espalda si eso sirve para aliviarte.
  • Aparato de música o Ipod portátil con auriculares para relajarte y distraerte. También puedes llevarte una almohada extra, todo lo que pueda ayudar a estar más tranquila. (Si llevas tu propia almohada, utiliza una funda estampada o de colores vivos para que no se confunda con las del hospital).
  • Traje de baño, mejor si es de dos piezas para que te puedas quitar la parte de abajo si quieres bañarte o ducharte durante el parto, y necesitas ayuda (por ejemplo, que alguien sostenga la ducha y te dé masajes en la espalda con el agua caliente). Una ducha caliente puede ayudar también bastante a sobrellevar las contracciones.
  • Y en general, cualquier cualquier cosa que te haga sentir bien y te tranquilice.

Para tu pareja o quien te ayude durante el parto

Cada vez son más los papás los que acompañan a la futura mamá en este momento tan importante para ambos, aunque también es habitual que quien acompañe sea tu madre, tu tía o tu suegra, que al ser mujeres ya experimentadas puedan dar un apoyo más activo durante el parto.

En cualquier caso, la persona que te vaya a acompañar es posible que necesite también algunas cosas como:

  • Móvil
  • Dinero para el parking  y cambio para las máquinas expendedoras.
  • Bolsa de aseo personal: cepillo y pasta de dientes, peine…
  • Muda de ropa.
  • Algo para comer durante las primeras etapas del parto.
  • Cámara de fotos y video cámara, tarjetas de memoria y pilas suficientes o batería cargada. Seguro que querrás tener unas fotos de recuerdo de tu pequeño bebé en este día tan especial.

Después del parto

Como todo irá bien, seguramente no tendrás que pasar mucho tiempo en el Hospital, pero en el caso de que se alargara la estancia, conviene que tengas también a mano:

  • Camisón limpio. Si vas a dar el pecho lo mejor es uno que se abra por delante para estar más cómoda para la lactancia.
  • Después de todas las horas de parto, quizás tengas bastante hambre y no te apetezca demasiado comer la comida del hospital, así que puedes llevarte algunos alimentos saludables para ayudarte a reponer fuerzas (fruta, un sándwich de pan integral, zumos naturales).
  • Sujetador de lactancia y discos para el sujetador.
  •  Ropa interior.  Seguramente cualquier ropa interior que uses los primeros días se manchará, incluso si utilizas las compresas que el hospital te da. Si tienes una marca o estilo de compresas que usas habitualmente, llévate unas cuantas para sentirte lo más cómoda posible. (Ten cuidado con las que están recubiertas con una malla o red, o tienen una superficie muy porosa, porque se te podría enganchar algún punto, si te dan puntos en el área vaginal). Puedes utilizar braguitas desechables para los primeros días.
  • Bolsa de aseo:  cepillo y pasta de dientes, peine, barrita hidratante para los labios, desodorante y maquillaje, ya que estar arreglada y verte guapa seguro que te hará también sentir muy bien. En los hospitales suelen dar unas esponjas que ya vienen con jabón o un estuche con jabón, champú y loción, pero es posible que prefieras usar tus propias marcas.
  • Móvil (si es de tarjeta, con la tarjeta cargada). Cuando nazca tu bebé querrás llamar a familiares y amigos para darles la buena noticia.
  • Ropa para volver a casa. Si te han dado puntos en la zona vaginal, es posible que te molesten los pantalones y quizás estés más cómoda como un vestido o falda. Ten en cuenta que generalmente se tarda un poco en recuperarse y es posible que tu vientre esté aún como de 5 ó 6 meses de embarazo.
  • Bolsa para guardar la ropa sucia.

Para tu bebé

  • Su capazo o silla homologada para el coche, para que vaya con total seguridad. Conviene que probéis antes con calma a ver cómo se ancla en los asientos, ya que aunque es fácil cogerle el truco, a lo mejor el primer día sin práctica no lo tenéis tan claro.
  • Su ropita para volver a casa. Los pijamas o bodys de una pieza son fáciles de poner y abrigan si hace frío
  • Mantita para que vaya bien caliente si hace frío.
  • Un par de calcetines o zapatitos de punto.
  • Un gorrito.
  • Cortauñas para bebés o lima, ya que aún siendo tan pequeños suelen tener las uñitas bastante largas y es fácil que se arañen la cara. Puedes usar unos guantes para bebé en esos días hasta que el pediatra o una matrona te ayuden a cortarlas, si a ti te da miedo hacerlo.
Algunos detalles a lo mejor te son también de utilidad:
  • Para el camino en coche al Hospital, puedes tener preparado en el coche una bolsa de plástico grande para poner en el asiento  y una toalla vieja para sentarte encima. Así evitarás ir preocupada por si se ensucia o tienes alguna pérdida.
  • Una vez que nazca a tu bebé le tomarán las huellas de los pies a tu recién nacido para el certificado de nacimiento, así que puedes aprovechar para que te las pongan en un Libro de Recuerdo del Bebé o donde tengas preparado.
  • Caja de bombones para las enfermeras. Suelen ser muy amables y ayudarte en todo lo que está en su mano, y si les llevas un detalle les harás sentir muy bien.
  • Si hay internet wifi en el Hospital y llevas un portátil, podréis enviar fotos y mensajes a vuestros amigos y familia en cuanto el bebé nazca.

Lo que no debes llevar al Hospital:

  • Joyas
  • Mucho dinero en efectivo (pero no te olvides de llevar un poco para las máquinas de comida o bebida), tarjetas de crédito u otros objetos de valor.

Artículos relacionados:

Deje un Comentario

 

 

Puedes utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>