Compara tu inversión
¿Cuánto? 
¿Tiempo? 
Comparar
8 de marzo de 2012

Contracciones: qué son, qué indican y técnicas de alivio

Si te pones de parto, una actitud tranquila y relajada te será de gran ayuda y te servirá para disfrutar del momento especial de la experiencia de ser mamá y nacimiento de tu bebé.

¿Cómo sobrellevar mejor el dolor de las contracciones?

Cada mujer tiene una capacidad diferente para soportar el dolor, sin embargo, todo lo que sea estar tranquila y relajada ayudará a tener un parto mucho más fácil y rápido, y a tener antes a su bebé en sus brazos.

Algunas técnicas de alivio que son útiles de utilizar por ejemplo son:

  • Mantener un ambiente tranquilo, por ejemplo: poco ruido, luz tenue, música. (Seleccione cuidadosamente a las personas que le apoyarán y que pueden ayudar a crear un ambiente calmado.)
  • Caminar.
  • Darse un baño o ducha
  • Probar varias posiciones (por ejemplo: de rodillas, en cuclillas, balanceando su pelvis, recostada de lado) y apoyarse con almohadas de ser necesario.
  • Que tu persona de apoyo te de masajes en la espalda.
  • Aplicarse compresas tibias o frías.
  • Practicar técnicas de respiración y/o relajación.
Consejos de utilidad para las contracciones, parto y recuperación postparto:
  • Cuando empieces a tener contracciones controla la frecuencia y la duración de las mismas. Si compruebas que durante una hora han sido regulares, aproximadamente durante cinco minutos, es el momento de dirigirte al hospital.
  • Calcula la distancia y prevée el tiempo que te llevará el desplazamiento hasta el hospital, para evitar tener que ir con prisas.
  • Si durante el traslado al hospital las contracciones fuesen muy frecuentes e intensas, sintiendo deseos de empujar, procura controlarlas con la respiración y evita los pujos.
  • Una vez ingresada en el Hospital, déjate aconsejar y dirigir por tu matrona.
  • Una actitud tranquila y relajada durante el parto, contribuirá a su mejor evolución y a un mayor bienestar fetal. El hecho de que la mujer sienta más o menos molestias depende de la actitud que adopte frente al parto. El temor es tu principal enemigo y la causa de que el parto resulte molesto. Si te descontrolas, se produce un espasmo cervical que se opone a la dilatación. Las molestias se acentúan cuando estás angustiada e inquieta, y son más leves cuando estás tranquila y confiada.
  • Durante la dilatación adopta la postura que te resulte más cómoda, siempre y cuando tu matrona, no te indique otra cosa.
  • La presencia de tu pareja durante el parto es muy útil y valiosa para ti (siempre que obedezca a un verdadero deseo de ambos). Además de darte apoyo psicológico y controlar las contracciones, puede contribuir a calmarte las molestias mediante masajes. En el momento del expulsivo él te dará ánimos.  Si tu pareja actúa por obligación, no es aconsejable que te acompañe.
  • Debes empujar sólo cuando lo indique tu matrona. Empujar en un momento inadecuado puedes complicar la evolución del parto.
  • El primer contacto con tu hijo es muy importante. Acaríciale y háblale cuando lo tengas a tu lado, piensa que el medio es nuevo para él y necesita ternura para su adaptación.
  • En las primeras horas de vida del bebé es como si siempre fuera invierno, por lo que conviene llevar siempre con su ropita un gorrito de algodón y que no falte una camiseta de manga larga.
  • Procura levantarte de la cama el mismo día del parto, aunque sea sélo unos minutos al principio. Poco a poco alarga la duración. Este hecho ejerce una función psicológica beneficiosa y evita que se produzcan algunas complicaciones propias del puerperio.
  • Si te dieran algún punto por episiotomia, conviene que te laves la zona con agua y jabón neutro, dos o tres veces al día, en forma de arrastre (de delante hacia atrás) y seca después con gasas y pequeños toques. También puedes utilizar un secador de pelo en modo aire frío hasta que quede perfectamente seca la zona. De esta forma cicatrizará mucho antes. Utiliza compresas de algodón y cámbiate frecuentemente, para evitar humedad en la zona.  No te sientes sobre un flotador, ya que la posición de los glúteos facilita la apertura de la episiotomia; hazlo sobre zonas blandas, por ejemplo sobre un cojín.
  • Procura orinar a las pocas horas del parto.
  • Aconsejamos la lactancia materna para tu hijo ya que es beneficiosa tanto para él como para tí.
  • Ponte en contacto con tu matrona cuando seas dada de alta después del parto para controlar el puerperio y tu total recuperación lo antes posible.
  • Después del parto cuida tus cabello, ya que éste es normal que sufra una caída natural por efecto de las hormonas.
  • El periné puede perder tono muscular y tener una relajación que puede afectar al esfínter de la vejiga causada por la salida del feto, por lo que procura hacer ejercicios perineales.   Si el parto ha sido normal puedes empezar a las 24 horas; si has tenido una cesárea deberás iniciar los ejercicios a los siete días. El procedimiento es el siguiente:
    1. Aprieta el periné contando hasta tres y descansa contando hasta seis. La respiración debe ser libre. La posición estirada boca arriba, piernas flexionadas. Se realizará en series de cinco, durante cuatro veces al día. Poco a poco aumentarás las series hasta llegar a diez veces seguidas apretando durante cuatro segundos y descansando ocho segundos.
    2. En la misma posición anterior, expirar contrayendo el vientre las nalgas y genitales, de manera que la columna contacte con el suelo, inspira relajando la zona contraída. Este ejercicio se repetirá veinte veces.
    3. Estirada, boca arriba, sentada y de pié repetir veinte veces: expirar contrayendo abdomen y periné, mantener contando hasta cinco e inspirar relajando.
  • Intenta ajustar tu dieta con el aporte de calorías equilibrado, toma cereles integrales, legumbres, fruta y verdura para obtener un buen funcionamiento del intestino.   Si estás dando el pecho, aunque no tienes que hacer una dieta especial, es recomendable que no tomes alimentos que puedan producirte flatulencias, ni alcohol, ni medicamentos que no hayan sido recetados por tu médico.   Bebe mucha agua, y aumenta la ingesta de líquidos, especialmente leche y sus derivados.
  • El retorno a tu actividad normal debe ser paulatino, los primeros dias no te esfuerzes en los trabajos caseros.
  • Durante el puerperio conviene no utilizar ni zapatos de tacón, ni planos, ni tampoco demasiado estrechos. Tampoco es conveniente la ropa estrecha, sobre todo pantalones demasiado ajustados.
  • En caso de que tengas varices no permanezcas de pié mucho tiempo, sube a pié las escaleras, camina a buen paso, descansa con las piernas levantadas, y emplea medias elásticas de compresión indicadas para ello.
  • Las relaciones sexuales se reanudarán tres semanas después del parto, siempre con preservativo (si hay deseo mutuo). Si se ha practicado episiotomía habrá que esperar unos días más.    La vida sexual puede verse interferida al principio por algunos problemas. Si la penetración resulta dolorosa en un punto en concreto, acude a tu tocólogo. La sequedad de la vagina es otro problema, ésta puede ser producida por la prolactina, ya que su secreción produce ausencia de lubrificante.
  •  Conviene acudir a revisión médica a las seis semanas del parto, donde el médico verificará la involución de los órganos genitales. Examinará los senos, la pared abdominal y el periné. Deberás indicarle cualquier anomalía, molestia o dudas que tengas.
  • La amenorrea postparto (ausencia de la menstruación) no es un método anticonceptivo, ya que estas más predispuesta a un posible nuevo embarazo. Solicita información sobre los métodos anticonceptivos para después del parto.

Artículos relacionados:

Deje un Comentario

Más consultas y respuestas sobre este tema en el FORO...

 

 

Puedes utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>