Compara tu inversión
¿Cuánto? 
¿Tiempo? 
Comparar
8 de noviembre de 2013

¿Cómo distinguir una perla auténtica de una imitación?

Distinguir a simple vista si una perla es auténtica o es una imitación no siempre es fácil si no se es un entendido en la materia.

Sin embargo, en nuestra sección habitual de curiosidades de los viernes, hoy te indicamos algunos trucos que podrían ayudarte a diferenciarlas fácilmente y de forma sencilla.

¿Qué son las perlas?

Las perlas son unas esferas de nácar que se forman cuando se introduce en determinados moluscos una pequeña partícula, habitualmente un granito de arena.

Como forma de protegerse, el molusco reacciona recubriendo esta partícula con un fluido liberado compuesto por una mezcla de cristales de carbonato cálcico que se van acumulando a base de capas, y creando lo que se conoce como nácar.

Se tarda unos 10 años en formarse una perla.

¿Qué tipos de perlas existen?

Las perlas puedes ser tanto naturales, como cultivadas (introduciendo una partícula deliberadamente en el molusco), aunque también existen un gran número de perlas de imitación que habitualmente son granos de vidrio o plástico recubiertos imitando el nácar.

Las mejores perlas de imitación están fabricadas con cuentas de cerámica, vidrio, concha o plástico recubiertas con un barniz generalmente hecho de laca y escamas de pescado trituradas que simulan el color y la iridiscencia tan característicos del nácar de la perla.

¿Cómo distinguir una perla auténtica de una imitación?

Las perlas originales están formadas por carbonato cálcico que se endurece a modo de capas, dando a la perla una textura arenosa.

Las perlas falsas o imitaciones generalmente se distinguen por su textura superficial.

Te indicamos algunos trucos utilizados para poder distinguirlas de forma sencilla.

  • Frota suavemente una perla o collar de perlas contra el borde superficial de tus dientes superiores de manera que puedas sentir su tacto superficial.

Las perlas de imitación suelen ser suaves y se deslizan con facilidad mientras que las perlas naturales o cultivadas se notan arenosas debido a las capas de nácar de que están compuestas.

  • Examina con una lupa su superficie.

Las perlas naturales o cultivadas se presentan textura como con escamas, en forma de laberinto, de grano fino, mientras que en las perlas de imitación observarás una textura moteada o granulosa.

  • Revisa con lupa posibles imperfecciones en su superficie.

Las perlas auténticas habitual que tengan mínimos defectos, casi imperceptibles, mientras que generalmente la perlas falsas no presentan imperfecciones.

  • Si las perlas están engarzadas en un collar, comprueba con lupa el borde del taladro.

Las perlas de imitación, dependiendo de que tipo sean, pueden presentar un agujero grande, abultado, o incluso con plástico con rebabas de pintura especialmente si son nuevas.

El taladro realizado en el nácar de las perlas auténticas es muy característico y por lo que revisar esta zona del agujero puede darnos una pista muy fiable sobre su autenticidad.

Las imitaciones hechas con vidrio con nácar molido pueden asemejarse bastante, aunque aún así pueden distinguirse rebabas en el contorno del taladro que las delatarían.

Si a pesar de estas comprobaciones no queda claro si se trata de perlas auténticas o imitaciones, siempre está la opción de llevarlas a un joyero para que las evalúe y nos lo confirme y certifique si fuera necesario.

Artículos relacionados:

Deje un Comentario

 

 

Puedes utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>