Compara tu inversión
¿Cuánto? 
¿Tiempo? 
Comparar
20 de febrero de 2014

Embarazo: calendario de pruebas médicas por semanas.

Conocer que estás embarazada supone preparar una agenda completa de controles prenatales y visitas médicas ya durante todo el embarazo para asegurar el estado de salud del bebé y de la madre.

Conocer de antemano el calendario de pruebas que corresponden por semanas y en qué consisten da mucha tranquilidad a la madre y sirve para despejar muchas dudas.

Lo primero: Test de embarazo

Ante la sospecha de un embarazo conviene realizarse un Test de embarazo.

Este Test de embarazo se debe realizar siempre después de que hayan transcurrido al menos 15 días desde la fecha de la posible concepción o al menos un par de días después del retraso menstrual para asegurar que haya una cantidad de hormona suficientemente alta como para ser detectada.

  • Si se realizara la prueba antes es probable que dé un falso negativo.
  • Conviene realizar el test con la primera orina de la mañana, ya que es la que posee una mayor concentración de hormona.
  • En caso de que el test diera positivo, debe pedir cita con su médico de cabecera tal como indicamos a continuación.

Cita con médico de cabecera

En la cita con su médico de familia le comunicará que ha tenido positivo en Test de embarazo y será su médico quién pondrá en marcha el programa de citas para todos los controles y pruebas médicas o le indicará donde debe acudir para solicitarlo y pasos a seguir.

Primer mes de embarazo: Matrona y primera analítica (Test de Coombs)

En esta primera cita con la matrona se realiza una historia clínica completa, donde se incluirán los siguientes datos:

  • Si ha tenido embarazos anteriores y cómo se desarrollaron.
  • Alergias y enfermedades previas
  • Si fuma, toma medicamentos, o padece estrés o está expuesta a elementos dañinos por su trabajo.
  • Posible citología en el caso de no haberse realizado una en los últimos 3 años.

Se manda una primera analítica de sangre y orina (comprobación de toxoplasmosis), grupo sanguíneo y Rh (Test de Coombs para determinar si tu grupo sanguíneo es compatible con el del bebé), hematología para ver si hay anemia..etc.

Generalmente comienza en este punto la educación maternal: ejercicio, alimentación, higiene, relaciones sexuales…

11-13 semanas: Prueba del pliegue nucal y triple Screening. Ecografía del primer trimestre.

Se realiza la primera ecografía para valorar el tamaño del bebé, descartar malformaciones y medir el pliegue nucal.

También se realiza un análisis de sangre específico denominado Triple Screening (ya que mide en sangre tres sustancias, beta-HCG, alfafetoproteína y estriol) para determinar el riesgo de que el bebé padezca malformaciones en el tubo neural y de síndrome de Down.

Combinando la medida del pliegue nucal junto con los resultados del Triple Screening, la ecografía y otras variables como la edad de la madre, se calcula el riesgo de que el bebé padezca determinadas anomalías congénitas como síndrome de Down (trisomía 21), síndrome de Edwards (trisomía 18) y síndrome de Patau (trisomía 13) por ejemplo, así como problemas cardíacos congénitos importantes.

En este primer trimestre se recomienda una revisión dental.

15-17 semanas: Visita al ginecólogo

Las visitas al ginecólogo y Tocólogo se suelen ir alternando durante todo el embarazo.

En el ginecólogo, aunque también realizan ecografías, se trata más bien de revisar el estado general de la mujer durante el embarazo. El Tocólogo que también realiza ecografías está más enfocado a revisar la salud y el estado del feto.

En esta visita, aparte de realizar ecografía ecografía, preguntarán a la madre qué tal se encuentra, si padece alguna molestia, control de peso y de tensión.

19-21 semanas: Ecografía de diagnóstico prenatal (se conoce como “eco de la semana 20”). Ecografía 2º Trimestre.

En esta ecografía, una de las más importantes durante el embarazo, se mide al bebé y se miran detalladamente sus órganos y extremidades para descartar malformaciones.

Dado lo avanzado del embarazo, es posible también que si lo desea le puedan indicar el sexo del bebé, aunque no siempre será posible dependiendo de en qué posición se encuentre colocado.

En estas semanas por lo general se tiene de nuevo cita con la Matrona, con quien hablará del desarrollo del embarazo y los buenos hábitos que deben continuar en esta nueva etapa.

24-28 semanas: Prueba de la glucosa o Test de O´ Sullivan.

Se programa la segunda analítica de rutina del embarazo que incluye la prueba de la Glucosa (llamada Test de O´ Sullivan) para descartar una diabetes gestacional o hiperglucemia que muchas mujeres desarrollan durante el embarazo.

Esta prueba se realiza en el sexto mes.

  • Consiste en una extracción de sangre tras la cual se deben ingerir 50 gramos de glucosa (te dan un botecillo como si fuera un jarabe color naranja que debes beber) para hacer otra extracción una hora después y comprobar de nuevo el nivel.
  • Si se está por encima de 140 puede indicar una posible diabetes gestacional y habría que realizar una curva de glucosa para confirmarlo. Para ello habría que beber esta vez 100 gramos de glucosa y someterse a tres extracciones en tres horas. Si indican diabetes, habría que seguir un régimen alimentario estricto y ya un control todo el embarazo.

Se comprueba también si el Rh es negativo, se miden los anticuerpos, y si la mamá no ha pasado la toxoplasmosis, se valora el riesgo de nuevo.

Sobre 28 semanas: Matrona

Para evaluación del estado de la mujer, cómo se siente y qué tal progresa su embarazo.

31-32 semanas: Analítica tercer trimestre.

Se dan los volantes para la analítica del tercer trimestre, que se hará en torno a la semana 34ª e incluye los controles habituales de bioquímica y hematología, serología de hepatitis y toxoplasmosis (si no había defensas) y analítica de coagulación.

En muchos centros, la mujer recibe unas hojas informativas acerca de los beneficios y riesgos de la epidural, y a veces también sobre el parto y la lactancia.

35-38 semanas: ginecólogo. Cultivo vaginal y rectal.

Se valoran los resultados de los análisis. Si hay anemia, bastante común en esta etapa, se receta hierro.

A partir de la semana 34ª se realiza un cultivo vaginal y rectal para descartar que la embarazada tenga el estreptococo agalactiae, un germen que puede producir infección al bebé.

La muestra se toma con bastoncillo de algodón en la vagina y en el ano. Si da positivo, se pondrá antibiótico a la mujer durante el parto.

  • Si la placenta estaba baja, es necesario hacer una ecografía para comprobar que no tapa el cuello del útero.
  • Se valora, por exploración o por ecografía, la posición del bebé.
  • Se aclaran las dudas de cara al parto y se informa sobre la lactancia materna.

Desde la semana 40ª a la 42ª

Se realizan monitores fetales, una vez por semana, con un aparato que registra el latido cardiaco del bebé y las contracciones del útero, mediante unas cintas que se atan alrededor del abdomen de la madre. La prueba dura de 20 a 30 minutos.

Desde la semana 41ª de gestación el control es más frecuente.

En la semana 42ª se suele inducir el parto si no se desencadena solo.

En todas las visitas y controles:

Se comentan las dudas y preocupaciones de la futura madre. Es muy importante que la futura mamá aclare cualquier duda o tema que le preocupe. Hablar sobre lo que está viviendo ayuda a tranquilizarse y a saber que todo va perfectamente en su embarazo.

Artículos relacionados:

Deje un Comentario

Más consultas y respuestas sobre este tema en el FORO...

 

 

Puedes utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>