Compara tu inversión
¿Cuánto? 
¿Tiempo? 
Comparar
26 de mayo de 2016

Las 5 claves del virus que ha dejado tetrapléjica a una niña de 3 años: síntomas y prevención

El brote de enterovirus que ha dejado tetrapléjica a una niña de 3 años  y causado la muerte a otra niña de tan sólo 2 años el pasado mes de marzo, ha desatado la alarma social y la preocupación de muchos padres.

¿De qué tipo de virus se trata? ¿No hay vacuna? ¿No existe tratamiento efectivo? ¿Cómo se contagia? ¿Cuándo debo preocuparme?

Intentamos resolver todas las dudas sobre este tema.

1.- ¿Qué es el enterovirus que está causando la alarma?

Es una familia de microorganismos comunes a la que pertenecen, por un lado, los virus de la polio (poliovirus) y otro centenar de serotipos que suelen provocar infecciones respiratorias o gastrointestinales de carácter leve, que sin embargo esta vez están provocando alteraciones neurológicas en ya unos 60 casos de niños menores de seis años.

Es la primera vez en el España que se detecta un elevado número de casos infectados por enterovirus que desarrollan alteraciones neurológicas más graves que la meningitis vírica.

El enterovirus que atacó a la niña provocándole tetraplejia, es uno de los serotipos más agresivos, el D68, causante de parálisis.

Estos brotes son extremadamente extraños, aunque ya se registraron con anterioridad en Estados Unidos (en agosto de 2015), en Chile (primavera de 2014), y otros países de América Latina y Asia.

2.- ¿Cuáles son los síntomas?

La mayoría de las infecciones por enterovirus provocan habitualmente cuadros respiratorios y gastrointestinales leves, con síntomas similares a los de una gripe:

  • Fiebre, conjuntivitis, vómitos, diarrea y, ocasionalmente, erupciones cutáneas son los síntomas comunes.

En la mayoría de los casos se trata de cuadros clínicos benignos y se curan completamente sin dejar secuelas.

3.- ¿Cuándo los padres deben preocuparse y acudir a urgencias?

Los padres deben acudir inmediatamente al médico si el niño sufre convulsiones, somnolencia, temblores, problemas motores o de equilibrio, dificultad en la marcha, dificultades para hablar, dolor de cabeza, visión doble….

El serotipo D68 de enterovirus, puede llegar a ocasionar meningitis linfocitarias o encefalitis, una inflamación aguda de los tejidos cerebrales y “de evolución incierta”.

La infección puede ser especialmente grave en menores de seis años, con problemas inmunitarios o asmáticos.

Tiene un periodo de incubación de tres a cinco días y es el que ha sido detectado en la niña que sufre parálisis severa.

4.- ¿Existe tratamiento?

No. No hay ni vacuna ni tratamiento efectivo para prevenir la infección; aunque sí se pueden emplear fármacos para aliviar los síntomas.

En los casos detectados en este brote, el virus provoca una reacción inmunológica en el paciente, así que los médicos administran anticuerpos para cortar esa respuesta inmunológica.

5.- ¿Cómo puedo prevenir el contagio?

Este virus se transmite por vía fecal-oral, y a través de secreciones respiratorias (tos, estornudos o mocos).

Se encuentra en las heces, saliva, fluidos nasales y flemas, por lo que mantener una buena higiene de las manos es clave para prevenir la transmisión de esta infección, sobre todo después de los cambios de pañal en los más pequeños.

Se recomienda lavar bien los chupetes, juguetes y cubiertos; lavar bien los cambiadores del pañal con agua, jabón y una solución de lejía y lavarse bien las manos después de cambiar de pañal al niño.

Se recuerda a los padres que los niños con fiebre no deben acudir a la guardería para evitar la propagación del virus.

Fallecimiento y tetraplejia en dos casos de dos niñas en tan sólo unos meses

De momento el brote sólo se ha dado en Cataluña, donde la Generalitat ya ha confirmado la existencia de 60 casos en niños menores de 6 años, de los que 29 habrían requerido ingreso en la UCI.

Dos de ellos tienen pronóstico reservado y uno de estos casos estaría afectado por una parálisis severa ocasionada por la infección por el serotipo D68. El resto podrían haber sido causados por otro serotipo más benigno, el A71.

Los dos casos más graves son los que indicamos a continuación por si sus síntomas o descripción de los hechos al menos sirve de alguna forma de ayuda a los padres para detectar el problema a tiempo:

Niña de 2 años falleció el 28 de marzo en Reus a causa de un enterovirus

Una niña de tan sólo dos años de edad falleció el pasado 28 de marzo en el Hospital Sant Joan de Reus a consecuencia de un enterovirus, tras haber sufrido durante varios días un cuadro de diarreas, fiebre alta y espasmos.

Acudió el 25 de marzo en las Urgencias Pediátricas del Hospital Sant Joan, donde según comentaron los padres «nos dijeron que los espasmos eran por la fiebre y nos dieron el alta». Al día siguiente, los padres volvieron a llevar a la niña al hospital porque los vómitos no remitían «y tenía mucha sensibilidad a la luz. El diagnóstico fue gastroenteritis y le dieron media pastilla para parar los vómitos», indicó su madre.

El domingo 27, los padres volvieron a llevar a la menor porque había empeorado, ya que «no podía andar. El pediatra la hizo caminar y la niña dio tres pasos y se desequilibró. Nos dijo que la debilidad se debía a la falta de ingesta y también que los movimientos involuntarios no eran ‘significativos’». Ante la presión de los padres, el pediatra accedió finalmente a hacerle una analítica, un tac craneal y una punción lumbar para determinar si tenía meningitis.

Decidieron dejarla en observación. Una vez en la habitación, y cuando su madre la sacó del cochecito y la cogió en brazos, la pequeña empezó a convulsionar, perdió el conocimiento y finalmente acabó falleciendo.

Los padres de la niña fallecida se quedaron de piedra cuando vieron en los medios de comunicación que «al hablar del brote de enterovirus, se dijo que no se había producido ninguna muerte en Cataluña, cuando nuestra hija murió por un enterovirus, tal y como nos reconoció el jefe de Pediatría del Hospital Sant Joan de Reus, Joaquín Escribano. Sólo se ha hablado de un niño en estado crítico, pero nuestro caso no ha sido reconocido, no lo entiendo».

El otro de los casos más graves:

Niña de 3 años queda tetrapléjica tras una infección por un enterovirus.

Una niña de tres años sufrió una mielitis causada por el enterovirus D68 que la ha dejado tetrapléjica y con ventilación mecánica.

La mielitis provoca inflamación de la médula espinal que produce parálisis. Los ataques de inflamación pueden dañar o destruir la mielina, la sustancia grasa aisladora que recubre las fibras de las células nerviosas. Estos daños causan cicatrices en el sistema nervioso que interrumpen la comunicación entre los nervios de la médula espinal y el resto del cuerpo..

A la niña la enfermedad le empezó como una simple bronquitis, pero rápidamente presentó síntomas severos de alteración neurológica.

El virus le provocó romboencefalitis, una inflamación aguda del tronco cerebral, y mielitis, hinchazón de la médula espinal. No podía respirar ni moverse.

Primero la ingresaron en la unidad de cuidados intensivos del hospital Vall D’Hebron de Barcelona y hace tres semanas fue trasladada al Instituto Guttmann, un centro de referencia en neurorehabilitación.

“la menor es consciente de todo, ya que sólo tiene afectación motora” según ha comentado el doctor Joan Vidal, responsable de la unidad de lesionados medulares del instituto.

La tetraplejia derivada de la mielitis que le provocó el virus sólo le permite mover la cabeza, apenas puede hablar y respira a través de ventilación mecánica.

Artículos relacionados:

Deje un Comentario

Más consultas y respuestas sobre este tema en el FORO...

 

 

Puedes utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>